17/10/2021 MundoPoliticodiario.com (CABA) - Nota

el pensamiento crítico como verdadera libertad


Mismo, los periodistas líderes dejaron de informar hechos fácticos y se sentaron en mesas de debate con políticos, empresarios y otros periodistas que también tienen opiniones formadas sobre casi todo. Por cada reporte que citan, hay cientos de opiniones que se elaboran y comparten como en una mesa de café. Y la audiencia consume todas esas ideas; las digiere como puede, algunos se empachan, otros prefieren desconectarse y purgarse. Formar generaciones venideras de librepensadores es uno de los grandes desafíos que tenemos los adultos, hijos de la revolución de internet. Los niños que nacen hoy, sobreexpuestos, sobreinformados e hiperconectados, serán los adultos de nuestra vejez. Y lo que hagamos con ellos en el presente determinará el futuro del mundo y el nuestro. Tenemos la responsabilidad de enseñarles a pensar críticamente para hacerlos libres. Porque aquellos que pueden formar sus propias ideas, tener juicio y repreguntar, son quienes no pueden ser sometidos por los discursos de los que se apropian de los micrófonos. Salirse de la vorágine de la hiperconectividad, tomarse el tiempo para analizar conceptos y elaborar nuevas ideas. Leer, leer mucho, de lo nuevo, de lo viejo, y preguntarse por qué, para qué, cómo y hacia dónde. En el budismo existe el concepto de estar presente; de tomarse el tiempo para sentir cada estímulo que nos ofrece el mundo: Un bocado de comida, el agua del mar en la piel, un rayo de sol en el rostro, el aire entrando hacia nuestros pulmones, el latido de nuestro corazón. Detenernos, pensar y sentir. Entender qué queremos realmente, hacia dónde vamos, por qué elegimos ese camino, qué mundo anhelamos habitar. Sin que nadie nos venda sus ideas, entendiendo, con todo los que ya sabemos, qué somos como seres humanos. De la teoría de la aguja hipodérmica con la revolución de la televisión al día de hoy, sólo cambió el vehículo en el que nos inyectan conceptos que nos son ajenos. El desafío de entendernos a nosotros mismos sigue siendo el mismo. Dejemos de comprar ideas industrializadas y empecemos a “cocinarlas en casa”. cerebro pixabay_1200.jpg El aval de EEUU a un nuevo medicamento contra el Alzheimer fue alentador, pero aún la cura está lejos. Desarrollar las capacidades necesarias para poder elaborar nuestras propias ideas, implica aprender a pensar, a criticar, a debatir. Revisar la información que recibimos, investigar sus orígenes y veracidad. Poner sobre la mesa las ideas nuevas y compararlas con el status quo, porque lo anterior no siempre fue mejor, pero lo nuevo tampoco. Los humanos del futuro, nuestros niños de hoy, deben ser activos curadores de datos, pensadores ágiles. Los que se relajen en la vagancia de la lectura de las primeras entradas del buscador web o sus canales favoritos, siempre recibirán tendencias alineadas al discurso de quienes rigen esos medios de comunicación. Ser críticos es una necesidad básica para la supervivencia del ser humano libre en la Era de Acuario. Graduada del Bachillerato Internacional (IB) Argentina. Licenciada de Relaciones Públicas e Institucionales (UADE) con un Posgrado en Marketing (UCA). Link de la Fuente

#29551465   Modificada: 17/10/2021 09:21 Cotización de la nota: $7.800
Audiencia: 500



Acceda a la nota web del medio

  
www.ejes.com | Santiago del Estero 286 4º piso - Of. 5 Buenos Aires | TE. 5352-0550