27/03/2020 Clarin.com - Nota

Debate
La pandemia y el Estado de Derecho
Ricardo Lorenzetti

Clarín Ilustración: Darío Roldán COMENTARIOS Las medidas frente a la pandemia y el Estado de derecho La aparición de la pandemia y de las medidas para frenarla motivan debates profundos sobre el mundo de hoy y el mundo posterior a la emergencia, que intentaremos resumir. Las medidas cambian nuestra idea de vida normal La canciller Angela Merkel ha señalado que las medidas de aislamiento afectan “nuestra idea de normalidad”. La conducta de la mayoría de la población mundial es social; es conversar, abrazar, darse la mano, pasear en la plaza, viajar. Todo eso es lo que se está cambiando con las medidas de aislamiento: hay que quedarse en casa, los abuelos no pueden juntarse con los nietos, debemos mantener distancia, cerrar fronteras, no viajar, etc. Recibir newsletter Es una experiencia nueva, porque hace muchísimos años que no vemos un fenómeno cuya solución dependa tanto de la conducta individual y que cueste tanto, porque es renunciar temporalmente a nuestra libertad. Hay que prestar atención a este dato, porque es muy difícil convencer a las personas de que cambien su vida normal, sobre todo, cuánto tiempo debería durar y qué valores hay en juego. La idea de un enemigo común. Identificar a un enemigo común y tenerle miedo nos unifica, como lo enseñó Umberto Eco hace varios años. Por eso es que muchos líderes mundiales dicen que estamos en una “guerra” contra un enemigo desconocido, porque todos entendemos que es una razón para adoptar medidas drásticas. En otros casos hay una disputa más centrada en lo político, y por eso hay un debate en Estados Unidos cuando el presidente utiliza el término “virus chino” y en China cuando se dice que el virus se originó por la visita de militares de Estados Unidos, o en Italia cuando se argumenta que todo comenzó con la visita de delegaciones chinas a la feria de la moda de Milán, o cuando culpamos a un país por no haber informado rápidamente al resto. En todos los casos, se trata de un marco de justificación; un “relato”, que haga comprensible las medidas. Este enfoque abre un debate sobre el Estado de derecho y el “Estado de excepción” que tan bien describió Giorgio Agamben. El consenso democrático.Hay una gran discusión porque muchos países asiáticos están logrando mejores resultados que otros de occidente. Una de las razones es la tradición cultural basada en el respeto de la autoridad estatal, una comprensión más amplia de lo colectivo y más estrecha de la esfera de libertad personal. Las medidas adoptadas en esos países han sido durísimas en todo sentido, pero donde más llama la atención es en el campo de la tecnología. La vigilancia digital se ha utilizado notablemente: el control mediante las cámaras de televisión, de los celulares, drones, big data y la inteligencia artificial permiten tener información sobre los movimientos de cada individuo. Estas herramientas, son muy efectivas y así lo han demostrado. Este sistema adecuado, ahora, es dramáticamente peligroso si perdura en el tiempo y sin control, porque puede ser el instrumento de un autoritarismo como nunca vimos, como ya lo pusimos de manifiesto en un artículo anterior (“El nuevo control social”, publicado en Clarín, el 11 de marzo de 2020). Ese riesgo ha sido advertido por Merkel, quien tuvo frases memorables señalando que al virus lo combatimos en democracia abierta, donde las decisiones se explican y se justifican, porque no vivimos del sometimiento, sino del conocimiento compartido. sta afirmación requiere un alto grado de coraje en un momento como el presente. El autoritarismo es sencillo, efectivo y rápido, mientras que la democracia es compleja, a veces lenta y menos efectiva. En muchos países democráticos hay problemas, como ha sucedido: el presidente propone directivas que los gobernadores lo desafían (en Brasil), o la Corte debe intervenir porque hay conflictos con el parlamento (Israel); o el Congreso discute con el Ejecutivo (EEUU). En Argentina debemos valorar que esta vez se ha actuado con responsabilidad y en un marco democrático. El gobierno nacional y los provinciales, los tres poderes del Estado, el oficialismo y la oposición, coinciden en una estrategia común. No hay disidencias relevantes y se ha creado un marco de confianza institucional que es muy importante. Los medios de comunicación están cumpliendo una función de transmisión de información sobre la pandemia de una manera que nadie puede decir que desconoce lo que está sucediendo. Por esta razón es que la población es mayoritariamente consciente no sólo en el cumplimiento de las medidas, sino también en la censura de quienes, irresponsablemente, se resisten. Los argentinos demostramos muchas veces la solidaridad en momentos de grandes tragedias y es algo que hay que señalar como una característica positiva de nuestra sociedad. La regla es entonces que las emergencias deben ser tratadas en un marco democrático, construyendo consensos generales. Ello genera confianza, que es un elemento esencial para que las normas se cumplan, y no impere el miedo o la anarquía individual. La legitimidad en democracia. El debate sobre el autoritarismo parecía olvidado, pero cuando hay crisis y necesidad de actuar rápidamente, vuelve a plantearse de modo peligroso. La cuestión entonces es demostrar que las democracias pueden actuar eficazmente, porque en ello se juega la confianza en las instituciones, utilizando todos los mecanismos disponibles. La tecnología no debería ser desechada o poco utilizada, siempre, claro está, con controles democráticos. Hay países que controlan los movimientos de las personas con información sobre su celular; si viaja, si cumple con la cuarentena, si la viola. La disuasión de las infracciones leves se hace a través de las redes sociales, dejando los casos graves para el sistema policial y judicial a fin de no saturarlo. Quien circula puede recibir información sobre los lugares de riesgo, como se hace con el GPS. También hay un desarrollo en materia de control de los signos de la enfermedad que pueden ser medidos mediante aplicaciones del celular. La tecnología marca una diferencia, porque hay países, como Suiza, por ejemplo, que han sido criticados por la burocracia en el tratamiento de la información. En cada paso se llena un formulario, se controla por un funcionario, y todo se demora. Es interesante ver cómo en algunos casos se fomenta el uso tecnológico para favorecer el intercambio de información en temas específicos, como el nivel de contagio o las experiencias médicas, o los análisis cuantitativos, o la identificación de zonas de riesgo. También se van creando experiencias para nuevos canales para el intercambio de bienes esenciales para la alimentación y la medicina, y el aprovechamiento de recursos mediante la colaboración estrecha entre el sector público y el privado. En fin, se necesita inteligencia colectiva para la gobernabilidad de una emergencia, con medidas flexibles, que pueden cambiar, adaptarse conforme las variables que vayan surgiendo. El estado de excepción. Las medidas de cierre de fronteras, prohibición de circulación, límites al derecho de reunión y otras similares han motivado la preocupación de muchos teóricos sociales que plantean el riesgo de vivir en un estado de excepción. Por esta razón es imprescindible que las medidas se limiten en el tiempo, y luego se regrese a la normalidad. En este sentido, las medidas que se adoptan en una emergencia están justificadas, siempre que respeten ciertos límites del Estado de derecho, y, sobre todo, que sean limitadas en el tiempo, como lo ha señalado la Corte Suprema argentina. Priorizar la vida, la salud, proteger a los vulnerables y hacerlo dentro de un sistema democrático eficaz es el gran desafío que nos ha tocado en esta época. Es difícil, pero es en esos momentos donde se demuestra hasta qué punto estamos dispuestos a defender los principios y valores. Ricardo Luis Lorenzetti es juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. COMENTARIOS COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS. ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE. Registro Propiedad Intelectual: 4347221. Propietario Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. © 1996-2020 Clarín.com - Clarín Digital - Todos los derechos reservados.

#99023204   Modificada: 27/03/2020 23:09 Cotización de la nota: $226.000
Audiencia: 1.012.000



Acceda a la nota web del medio

  
www.ejes.com | Santiago del Estero 286 4º piso - Of. 5 Buenos Aires | TE. 5352-0550